Articulos de Pensamiento Positivo

Conocer una 440874

No se si el hecho de pnsar que tengo hipocondria le da cierta credibilidad al hecho de creer que posiblemente lo padezca. Hace no mucho sufri por meses rogando por un diagnostico. Pensaba que tenia: o cancer, mi apendice explotaria, un tumor, etc Reportajes de Salud. La principal característica de la hipocondría es la preocupación y el miedo a padecer, o la convicción de tener, una enfermedad grave, a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal u otro signo que aparezca en el cuerpo. Puede ocurrir, por ejemplo, con lunares, pequeñas heridas, toses, incluso latidos del corazón. Aunque el médico le asegure que no tiene nada, el hipocondríaco solamente se queda tranquilo un rato, pero su preocupación vuelve de nuevo. Las clasificaciones internacionales de enfermedades consideran la hipocondría como un trastorno somatomorfo o dentro de los trastornos neuróticos. Esta preocupación, o convicción, deriva de una interpretación errónea, no delirante, de una serie de síntomas corporales que el paciente percibe.

Te recibo sola y con mi pollón duro. Soy delgadita con curvas, una mujer con polla. Cariñosa besucona activa y pasiva. Te la clavo despacito sin sacar y tu a mi tb me puedes follar despacito mi culito bien apretadito. Mamada de pollas ensalivadas, llamame sin engaños fiestera, viciosa y cañera. Me encatan las fiestas de todo tipo y los trios.

Esta peculiar modalidad fetichista consiste en que una mujer tenga relaciones con otro hombre y luego cuente a su pareja lo que ha experimentado en este encuentro, o bien este ejerza de espectador durante la relación sexual. Curiosamente, a partir de esto, la pasión en la relación de pareja renace de nuevo. Ahora bien, no hay que confundir el término cuckolding con el de voyerismo. Para las personas que practican el cuckolding, garantizar a su pareja la libertad de expresar su sexualidad es una considerable fuente de excitación que puede convertirse en fetichismo. De hecho, ha sido llamado fetichismo intelectual. Una persona que practica cuckolding se excita sexualmente por la fantasía o realidad donde su pareja, a la que considera atractiva, mantiene relaciones sexuales con otra persona, generalmente con alguien parecido a su alter ego.

Las madres no van a cenar fuera por charlar con nadie, sino porque tienen hambre. Hay que poner baberos, hacer avioncitos con la cuchara, gritar por encima de la televisión o escuchar lloros por quitarla… en fin, que a la hora de comer a la mayoría se les olvida comer. Si no tiene un trabajo de muchas horas pero lleva un bolso grande lleno de artículos que sustituyen a la higiene real toallitas desodorantes, para limpiar superficies, para limpiarse zonas íntimas, para limpiarse las gafas…, el riesgo de maternidad es alto. Si sales con una madre que haya tenido tiempo de cogerle el tranquillo, es casi imposible que necesite algo tan lujoso como un baño para prepararse antes del amor. Cuidado: las manchas de papilla o barro en la ropa no son significativas, no dejes que una tía cariñosa con sus sobrinos te dé el cambiazo y pase por auténtica milf. Las madres no quedan 'a lo que surja'. Y si es madre y a pesar de ello ha encontrado la forma de citarse contigo, seguro que necesita toda la que puedas ofrecerle.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button